Inicia sesiónSuscríbete
Resultados del blog
Te mostramos 0 de 0 resultados
¡No pierdas la curiosidad! Encontrarás algo.
Consejos para encuestas

5 consejos para usar preguntas calificadoras en tu encuesta

5 consejos para usar preguntas calificadoras en tu encuesta

¿Te interesa principalmente un cierto grupo de encuestados?

Puedes asegurarte de que todas las respuestas que recibas provengan del mismo público objetivo por medio de preguntas calificadoras (o preguntas de cribado). Estas son, en esencia, preguntas que se hacen al principio de la encuesta para determinar quiénes pueden continuar respondiendo el resto. Son fáciles de hacer y de responder y pueden marcar una gran diferencia en la pertinencia de tus datos.

Con el fin de que puedas plantear preguntas calificadoras de manera eficaz, abordaremos los siguientes temas:

Los dos tipos de preguntas calificadoras

Antes de que escribas cualquier pregunta de cribado, reflexiona sobre si deseas que esta esté relacionada con algún comportamiento de tus encuestados o si quieres que sea una pregunta específica de la industria sobre la que estás haciendo tu investigación.

Las preguntas calificadoras conductuales evalúan el comportamiento de los encuestados en una variedad de temas; por ejemplo, los alimentos que suelen ingerir o las aplicaciones móviles que usan. Plantea este tipo de preguntas para recopilar retroalimentación de las personas que actúan de una cierta manera o que participan en una cierta actividad. 

Por ejemplo, supongamos que quieres saber más sobre los hábitos de las personas que ven televisión. Puedes hacer la siguiente pregunta calificadora conductual: “Aproximadamente, ¿cuántas horas a la semana dedicas a ver la televisión?”. En las respuestas a dicha pregunta, puedes incluir varios rangos de horas. Si el encuestado selecciona “0 horas”, puedes dirigirlo al final de tu encuesta. 

Las preguntas calificadoras específicas de una industria piden a los encuestados que indiquen qué tipo de trabajo tienen. Puedes usarlas para descartar a los encuestados que tienen un sesgo inherente o para enfocarte en los puestos y las industrias que te interesan en especial. 

Por ejemplo, si deseas obtener retroalimentación sobre tus productos de marketing, puedes usar una pregunta calificadora para indagar sobre el trabajo que los encuestados realizan actualmente. Aquellos que trabajan en marketing pasarán a la siguiente página mientras que aquellos que no lo hacen serán dirigidos al final de la encuesta. 

Las 5 mejores prácticas para usar las preguntas calificadoras

Una vez que sepas el tipo de pregunta calificadora que necesitas debes decidir cómo y cuándo hacerla. Aquí hay algunos puntos que pueden ayudarte a mantenerte en el camino correcto:

1.  Agrega un salto de página después de tu última pregunta calificadora: la lógica que apliques en tu encuesta no funcionará a menos que agregues un salto de página, así que asegúrate de añadirlo inmediatamente después de tus preguntas calificadoras. Asimismo, si solo haces una pregunta calificadora, te recomendamos que te asegures de aplicar una lógica de exclusión de preguntas. Por el contrario, si estás usando varias preguntas calificadoras, usa una bifurcación avanzada. Ambas formas de lógica te permiten enviar a los encuestados automáticamente a una página específica de la encuesta según las respuestas que elijan en la página actual.

2. Haz que cada pregunta calificadora sea directa y fácil de comprender: evita usar más de 7 opciones de respuesta en cualquier tipo de pregunta calificadora y asegúrate de que las preguntas sean claras y concisas. Es importante que recuerdes que una pregunta de filtro es solo la puerta de entrada a tu encuesta, por lo que generalmente no es necesario incluir una lista vasta de opciones de respuesta.

3. Limita el uso de “Sí” y “No” como opciones de respuesta: estas opciones pueden hacer que el encuestado tienda a responder “Sí” para parecerse más al público objetivo y continuar con la encuesta.

4. No temas usar varias preguntas calificadoras: algunas veces se requiere más de una pregunta para determinar si un encuestado reúne los requisitos para tu encuesta. Cuando sea el caso, no evites hacer un par de preguntas más si esto significa que obtendrás resultados más precisos.

5. Realiza tus preguntas calificadoras al principio de la encuesta: si los encuestados no cumplen tus criterios, no querrás que desperdicien su tiempo y perjudiquen la calidad de tus datos. Así que ponerlas al principio de la encuesta es benéfico para ambas partes.

Lee nuestra guía para obtener más información sobre lo que debes hacer y lo que debes evitar cuando incluyes preguntas calificadoras en tu encuesta. 

Decide cuántas personas vas a encuestar

Ahora que tienes perfectamente dominado el arte de las preguntas de cribado, es momento de pensar en enviar tu encuesta.

Antes de que la envíes, considera lo siguiente: 

Es probable que recibas menos respuestas cuando incluyes preguntas calificadoras en tu encuesta. 

¿Por qué? Porque algunas de las personas que abren la encuesta no pasan el filtro de tus preguntas. Recuerda que esto no es algo negativo, ya que la retroalimentación que recibas será más valiosa en todos los sentidos. Sin embargo, te recomendamos que incrementes el número de personas que vas a encuestar.  

Si quieres obtener un cierto número de respuestas a las preguntas que no son calificadoras, necesitas considerar la tasa de incidencia de tu encuesta.

La tasa de incidencia es el porcentaje de personas que reúnen los requisitos para responder tu encuesta. Para descubrirla, usa la siguiente fórmula:

Screen-Shot-2019-08-21-at-9.58.54-AM-e1566406777154_es-419

Estima la tasa de incidencia y luego usa ese estimado para ayudarte a decidir cuántas personas deberías encuestar. 

Por ejemplo, supongamos que quieres recopilar respuestas de 100 personas. Calculas una tasa de incidencia del 75 % y un índice de respuestas del 25 %.

Por lo tanto, deberías encuestar:

Screen-Shot-2019-08-21-at-10.00.11-AM-e1566406850337_es-419

Puede ser difícil calcular un aproximado de tu tasa de incidencia, pero es importante que lo hagas de forma precisa.

Cómo analizar las respuestas de tu encuesta 

Cuando hayas recopilado los resultados de tu encuesta, será momento de revisar la diferencia entre respuestas completas y totales.

Las respuestas completas representan el número de personas que respondieron tu encuesta de principio a fin. Por su parte, las respuestas totales incluyen a cada persona que respondió alguna pregunta de tu encuesta, incluidas aquellas que no pasaron el filtro de tus preguntas de cribado.

Puedes filtrar tu encuesta por respuestas completas para que veas solo las respuestas de los encuestados que pasaron tus preguntas calificadoras. Te decimos cómo hacerlo a continuación:

  1. Ve a la página “Analiza resultados”de tu encuesta. 
  2. Haz clic en “+Filtrar”. 
  3. Selecciona “Filtrar por nivel de completitud”
  4. Selecciona “Respuestas completas” y haz clic en “Aplicar”.

Conoce más sobre cómo estudiar tus resultados.

Ahora que sabes cómo controlar quiénes responden tu encuesta, podrás obtener resultados más claros y valiosos.