5 maneras de evitar los errores por falta de respuestas

¿Qué diferencia hay entre el sesgo por falta de respuestas y el sesgo de respuesta?

Todos los sesgos pueden clasificarse en dos categorías: el sesgo de respuesta y el sesgo por falta de respuestas. Para comprender el concepto de sesgo es importante repasar estas dos categorías y explicar las diferencias entre ambas.

El sesgo de respuesta puede definirse como la diferencia entre los valores verdaderos de las variables en el grupo de muestra neto de un estudio y los valores de las variables obtenidos en los resultados del mismo estudio. Esto significa que el sesgo de respuesta se origina debido a un elemento de la investigación que hace que el resultado sea distinto a los hechos o las opiniones reales de los participantes de la muestra. A menudo, este tipo de sesgo se da porque los encuestados ofrecen respuestas imprecisas o porque las respuestas se registran o analizan de manera incorrecta.

El sesgo por falta de respuestas ocurre cuando algunos de los encuestados incluidos en la muestra no ofrecen ninguna respuesta. La diferencia principal en este caso es que el error es consecuencia de la falta de encuestados y no de la recopilación de datos incorrectos. Dicho en términos técnicos, el sesgo por falta de respuestas es la variación entre los valores medios verdaderos de la lista de la muestra original (personas que reciben invitaciones a realizar la encuesta) y los valores medios verdaderos de la muestra neta (encuestados reales). La mayoría de las veces este tipo de sesgo se origina porque las personas a quienes se invitó a participar no desean hacerlo o porque es imposible contactarse con ellas.

Tal como analizamos en una entrada anterior del blog sobre sesgos y errores, para poder hablar de un tipo de sesgo, el origen del error debe ser de naturaleza sistemática. El sesgo por falta de respuestas no constituye una excepción a esta regla. Si el método o el diseño de una encuesta se crea de manera tal que resulte más probable que determinados grupos de encuestados potenciales se nieguen a participar o estén ausentes durante un periodo de encuestas, se ha creado un sesgo sistemático. Analicemos estos dos ejemplos:

1. Solicitar información confidencial: Considera una encuesta que mida el cumplimiento del pago de un impuesto. Los ciudadanos que no respetan las leyes impositivas conforme es debido serán los que sientan mayor incomodidad a la hora de responder la encuesta, y los más propensos a negarse a hacerlo. Sin duda alguna, esto generará un sesgo en los datos y hará que la muestra neta obtenida demuestre un mayor cumplimiento de la ley que la muestra original. Asimismo se ha demostrado que el sesgo por falta de respuestas en las encuestas que solicitan información legal confidencial es aún más significativo si la encuesta indica de forma explícita que el gobierno u otra autoridad es el agente que recopila los datos.

2. Problemas con las invitaciones: Muchos investigadores crean sesgos por falta de respuestas porque no prueban con anterioridad las invitaciones de forma adecuada. Por ejemplo, una gran parte de los adultos jóvenes y los trabajadores del sector empresarial responden la mayoría de los correos electrónicos en sus teléfonos inteligentes. Si la invitación a la encuesta se envía a través de un correo electrónico que no está optimizado para dispositivos móviles, los índices de respuesta de los usuarios de teléfonos inteligentes disminuirán de forma drástica y esto creará una muestra neta que no representará adecuadamente las opiniones del sector demográfico que utiliza teléfonos inteligentes.

Formas de evitar el sesgo por falta de respuestas

Aunque resulta casi imposible eliminar por completo el sesgo por falta de respuestas, existen algunas formas para asegurarse de evitarlo en la mayor medida posible. Por supuesto que tener una encuesta profesional, bien estructurada y diseñada contribuirá a obtener índices de finalización más altos; sin embargo, a continuación te ofrecemos una lista de cinco maneras en que puedes modificar tu proceso de investigación a fin de garantizar que tu encuesta tenga un nivel bajo de sesgo por falta de respuestas:

1. Haz una prueba previa exhaustiva de los medios de la encuesta: Como analizamos en el ejemplo anterior, es muy importante garantizar que la encuesta y las invitaciones funcionen de forma correcta en todos los medios y en cualquier dispositivo que tus encuestados potenciales pudieran utilizar. Es mucho más probable que las personas ignoren las solicitudes de encuesta si los tiempos de carga son largos, si las preguntas no caben en la pantalla o si deben hacer un esfuerzo adicional para que la encuesta sea compatible con su dispositivo. El mejor consejo es conocer los diferentes tipos de software y dispositivos de comunicación de las personas que componen la muestra y realizar una prueba previa de las encuestas y las invitaciones en cada uno de ellos para garantizar que la encuesta funcione perfectamente para todos los encuestados.

2. Evita los periodos de recopilación de datos breves o urgentes: Uno de los errores más graves que un investigador puede cometer es limitar el tiempo de recopilación de datos para cumplir con una fecha límite estricta. El nivel de sesgo por falta de respuestas de tu estudio aumentará de manera considerable si no eres flexible con el tiempo que tienen los encuestados para responder la encuesta. Afortunadamente, la flexibilidad es una de las principales ventajas de las encuestas en línea, dado que no requieren entrevistas (ni personales ni telefónicas) que deban concretarse a determinadas horas del día. Sin embargo, mantener la encuesta abierta por solo algunos días también puede limitar severamente la capacidad de un encuestado potencial para responder. En cambio, se recomienda extender el periodo de recopilación de datos a al menos dos semanas para que los participantes puedan elegir cualquier día de la semana para responder conforme a sus ocupadas agendas.

3. Envía recordatorios a encuestados potenciales: Se ha comprobado que enviar algunos correos electrónicos de recordatorio durante el periodo de recopilación de datos es una manera eficaz de recopilar más respuestas completas. Es mejor enviar el primer correo electrónico de recordatorio cuando haya transcurrido la mitad del periodo de recopilación y el segundo cerca del final del periodo de recopilación. ¡Asegúrate de no molestar a las personas en tu lista de correos electrónicos que ya hayan completado la encuesta!

4. Garantiza la confidencialidad: Toda encuesta que solicite información personal debe asegurar a los encuestados que los datos recopilados se mantendrán de manera completamente confidencial. Especialmente en el caso de las encuestas que se centran en asuntos clasificados. Cerciórate de que cualquier persona que lea la invitación comprenda que la información que proporcione será analizada como parte de una muestra mayor y no de forma individual.

5. Utiliza incentivos: Muchas personas se niegan a responder encuestas porque sienten que no tienen tiempo para responder preguntas. Por lo general, se necesita un incentivo para motivar a las personas a que participen en un estudio. Según la extensión de la encuesta, la dificultad para encontrar a los encuestados adecuados (p. ej. personas con una sola pierna, coleccionistas de cucharas del siglo XV) y la información que se solicite, el incentivo puede variar desde algo de valor mínimo hasta algo más significativo. Recuerda que la mayoría de los encuestados no tendrá interés en tu estudio, por lo que debe sentir que la encuesta valdrá la pena.

¿Estás listo para recibir comentarios? Envía tu próxima encuesta hoy mismo.→

Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad