Preguntas abiertas: obtén más contexto para enriquecer tus datos

Da más contexto y variedad a los resultados de tus encuestas.

¿Qué tipos de datos buscas en una encuesta?

Esta es una pregunta importante que te debes hacer.

¿Quieres que tus respuestas sean exactas, cuantificables y predecibles? ¿O prefieres respuestas con más profundidad y detalle pero menos estructura?

Normalmente, desearás lograr un equilibrio entre ambas opciones.

Las preguntas de opción múltiple son ideales para obtener datos cuantitativos, pero si les das a los encuestados la libertad de responder la pregunta con sus propias palabras, puedes obtener información que no habías considerado antes.

Además, te puede servir para explicar y personalizar algunas de las tendencias que estás buscando, y para ver los datos desde una perspectiva diferente.

Por ejemplo, digamos que quieres saber más sobre tus encuestados. Es fácil usar preguntas de respuestas cerradas para obtener información demográfica, como la edad o el sexo. ¿Pero qué sucedería si preguntaras la misma información de otra manera?

“¿Qué podrías decirnos de ti?”

Si preguntas esto, quizás obtengas algo más interesante que la información demográfica básica. Esa es la ventaja de hacer preguntas abiertas, ya que puedes recopilar datos que no se pueden obtener de otra manera.

El ejemplo anterior probablemente no pueda reemplazar las preguntas demográficas estándar, pero podría ser un complemento excelente para obtener una imagen más completa de tus encuestados.

Los aspectos básicos de las preguntas abiertas

Entonces, ¿qué son las preguntas abiertas?

Las preguntas abiertas piden a los encuestados que brinden respuestas con sus propias palabras y están destinadas a obtener más información de la que se obtiene con un formato de opción múltiple u otro tipo de pregunta que requiera respuestas cerradas.

Redactar una buena pregunta abierta puede ser un acto de equilibrio difícil, ya que esta debe animar a los encuestados a que den información útil, pero también debe darles la libertad de responder como deseen.

Si estás haciendo una encuesta, quieres saber las opiniones y experiencias individuales de tus encuestados. Gran parte de esta información se puede obtener mediante preguntas de opción múltiple o preguntas desplegables, en las que los encuestados seleccionan de un conjunto de opciones la respuesta que corresponda más a su caso.

Estas preguntas son ideales cuando quieres recopilar datos cualitativos o cuantitativos que puedes acumular y analizar, como cuando calculas qué porcentaje de tus encuestados son hombres o mujeres, o pertenecen a rangos diferentes de edad.

Sin embargo, es posible que las respuestas a las preguntas que hagas no se ajusten bien a un conjunto de categorías. ¿Qué sucede si quieres dar a tus encuestados la oportunidad de ofrecer comentarios, explicar sus respuestas a las preguntas anteriores o simplemente desahogarse? En ese caso, necesitarás usar una pregunta que requiera una respuesta abierta.

Por ejemplo, esta plantilla de investigación de mercado comienza con varias preguntas abiertas que solicitan a los clientes mencionar cosas específicas que les agradan de tu producto y los cambios que desearían ver:

O bien, puedes observar cómo esta plantilla de encuesta de eventos del vecindario usa una pregunta abierta como seguimiento a una pregunta cerrada.

1. ¿Con qué frecuencia asistes a eventos en este vecindario?

  • extremadamente seguido
  • bastante seguido
  • moderadamente seguido
  • ligeramente seguido
  • para nada seguido

2. Si no asistes a eventos en este vecindario, ¿por qué no lo haces?

Probablemente no podrás compilar resultados de preguntas abiertas en gráficas o estadísticas, pero podrás leer las respuestas para obtener más información sobre tus encuestados. Si algunas respuestas aparecen varias veces, puedes usar una nube de palabras para mostrar esos resultados.

En general, es mejor formular las preguntas más esenciales en formato de opción múltiple para un análisis sencillo y, luego, usar preguntas abiertas para obtener más detalles o variedad.

A menudo, las preguntas de opción múltiple son intencionalmente de alcance limitado (por ejemplo, “¿Qué edad tienes?”), en tanto que las preguntas abiertas dan más lugar a la interpretación (por ejemplo, "¿Qué podrías decirnos de ti?").

¿Cuáles son algunos beneficios de usar preguntas abiertas?

Por lo general, tus encuestados te sorprenderán: incluso si crees que has redactado una encuesta excelente que recopilará toda la información importante, hacer una última pregunta abierta aún puede revelar algo novedoso.

De manera similar a ofrecer la opción “Otro” en una pregunta de opción múltiple, incluir al menos una pregunta abierta en la encuesta te ayudará a cubrir todo el terreno. Es posible que tus encuestados piensen algo que tú no hayas considerado.

Dejar que los encuestados respondan con sus propias palabras puede ser inspirador: proporciona a tus encuestados la oportunidad de expresarse realmente, de quejarse sobre una mala experiencia que tuvieron o de elogiar una buena experiencia, y estarán agradecidos.

A todos les agrada saber que sus opiniones son valoradas; después de todo, tal vez ese sea el motivo principal por el que tus encuestados están respondiendo la encuesta.

¿Cuáles son algunas limitaciones de las preguntas abiertas?

Son difíciles de analizar: si estás planificando compilar los resultados en tablas o gráficas, no debes utilizar preguntas abiertas.

Tendrás que codificar manualmente cada respuesta, un proceso que lleva mucho tiempo y es un sesgo potencial. En su lugar, considera las preguntas abiertas como complementos de preguntas de opción múltiple o de otro tipo que formen la parte central de tu encuesta.

No están optimizadas para los dispositivos móviles: cualquier pregunta que requiera una respuesta redactada será difícil de responder en un teléfono inteligente o en una tableta. Las preguntas abiertas son particularmente desafiantes porque buscan respuestas largas de varias oraciones o párrafos. Eso es demasiado para escribir en una pantalla chica.

Hacer muchas puede afectar tu índice de respuestas: dedicar tiempo a responder detalladamente una pregunta abierta puede no parecer mucho, pero no es fácil para tus encuestados leer una pregunta inesperada, analizar sus opiniones y redactar una respuesta coherente en el momento.

Hacer demasiadas preguntas abiertas puede agotar o frustrar a tus encuestados, lo que puede aumentar la probabilidad de que respondan vagamente o incluso abandonen la encuesta del todo. Sé selectivo con tus preguntas abiertas.

Recomendaciones finales

Recuerda siempre que el tipo de datos que intentas obtener de tu encuesta determinará los tipos de preguntas que hagas.

Las mejores encuestas usan varios tipos de preguntas para obtener una gran cantidad de datos diferentes. Si solicitas la opinión de los clientes sobre tu empresa o si les haces una encuesta a tus vecinos, probablemente quieras incluir preguntas abiertas y cerradas. Usa preguntas cerradas para conocer datos y cifras que necesitarás para tu análisis. Luego, sigue con preguntas abiertas para completar los detalles.

Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad