Encuestas para estudiantes: cómo emplear la retroalimentación del grupo para mejorar las técnicas de enseñanza

El proyecto MET trienal de la Fundación Bill y Melinda Gates (“Garantizar medidas justas y confiables para una enseñanza eficaz”) descubrió que la recopilación de comentarios de encuestas para estudiantes ayuda de manera constante a identificar formas de enseñanza más eficaces.

Las encuestas para estudiantes universitarios y de bachillerato ofrecen a los profesores y los administradores información importante sobre qué partes de un curso o programa funcionan y cuáles no. Además, la retroalimentación de los estudiantes ofrece más contexto para otras modalidades de evaluación de la enseñanza, como la opción de que un profesor invitado asista a las clases (algo que el proyecto MET reveló que era un método defectuoso para establecer la calidad de la enseñanza).

Dependiendo de tus objetivos, una encuesta bien diseñada dirigida a estudiantes puede ayudarte a organizar la planificación curricular del año próximo, comprender mejor la cultura de aprendizaje de tu escuela (y evaluar si necesita cambios) o replantear la estructura de la clase.

Te mostramos cuatro maneras en que puedes utilizar las encuestas para estudiantes y cómo puedes convertir dichos datos en formas de mejorar la enseñanza.

1. Utiliza las encuestas para estudiantes para comprender quiénes son tus alumnos y qué necesitan.

A veces, tu primera tarea real como profesor es evaluar qué saben tus estudiantes. A menudo, los profesores comienzan el año sin tener mucha información sobre lo preparados que están sus estudiantes. En 2017, las universidades públicas notificaron que más de medio millón de estudiantes de nuevo ingreso no estaban preparados para realizar actividades de nivel universitario cuando se encontraban en el primer año. Incluso en los niveles inferiores, la educación puede presentar desigualdades entre diferentes escuelas, profesores y padres.

A diferencia de los textos, las encuestas pueden ayudarte a obtener información sin producir ansiedad en los estudiantes. Además, te puede facilitar la recopilación de otros detalles, como la manera en que tus estudiantes aprenden o lo que les preocupa.

Rachelle Poth, profesora de español en la escuela Riverview Junior Senior High School, utilizó SurveyMonkey para realizar preguntas sobre los hábitos de estudio de sus alumnos y para comprender cómo se preparan para las evaluaciones y los exámenes semestrales. Rachelle quería saber cómo influyen en el desempeño de los estudiantes determinados comportamientos. Además, les consultó sobre sus estilos de aprendizajes, sus fortalezas y debilidades.

Tu material de enseñanza tiene un límite de flexibilidad. No puedes cambiar necesariamente tus planes de clase a partir de las preferencias de los estudiantes, pero si descubres de manera anticipada que la mayoría no estudia antes del examen o no posee conocimientos clave de años anteriores quizás puedes realizar cambios para prevenir dichas situaciones.

Ejemplos de preguntas de encuesta a estudiantes de nuevo ingreso: ¿De qué manera aprendes mejor? ¿Cuáles son las asignaturas que ya tomaste sobre este tema? ¿Preferirías escribir un ensayo o presentar un examen?

En el caso de los estudiantes jóvenes, también puedes obtener mucha información inicial enviando una encuesta a sus padres. Echa un vistazo a nuestra plantilla de encuesta gratuita sobre los comportamientos de los niños.

2. Obtén comentarios sobre la carga de trabajo, el ritmo y la estructura de tu clase.

Las encuestas pueden ser útiles para medir el ritmo y la carga de trabajo de tu clase (aunque, si les preguntas a tus estudiantes sobre cuánta tarea consideran justa a mitad de año, tendrás que evaluar hasta dónde puedes tomar dichas respuestas con seriedad). Además, las encuestas pueden ofrecerte una mejor idea sobre cuáles proyectos le encantaron a tu curso y cuáles les resultaron problemáticos.

Puedes pedirles a los estudiantes que califiquen las clases según un orden de dificultad y utilidad y consultarles qué cambiarían si pudieran. Esta clase de comentarios puede ofrecerte ideas sobre qué puedes implementar el año siguiente, o bien validar decisiones sobre las que no tienes certeza.

La lista anual "Rate My Professor" recomienda a los mejores profesores universitarios y muestra que los más elogiados son aquellos que presentan una gran accesibilidad y disponibilidad (y no precisamente un currículum perfecto). Los estudiantes claramente valoran la oportunidad de acercarse a los profesores y compartirles sus preguntas. Las encuestas pueden ayudarte a abrir ese canal de comunicación e incorporar los comentarios de tus estudiantes en tu proceso de planificación.

Para esta clase de encuesta, lo mejor es que sea breve, clara y específica. El objeto es ofrecerles un espacio a los estudiantes para que evalúen distintos aspectos que no habías contemplado anteriormente. Nuestra plantilla prediseñada de satisfacción sobre el curso puede ayudarte a comenzar.

Ejemplos de preguntas de encuesta dirigida a estudiantes para obtener retroalimentación sobre el curso: ¿Cuáles fueron las tres actividades más útiles que realizamos en este curso? ¿Cuál sería tu consejo para los futuros estudiantes que tomen esta clase? En promedio, ¿cuánto tiempo diario le dedicas a hacer tareas de esta asignatura?

3. Pregunta sobre el entorno de aprendizaje de tu escuela.

Es bastante común pedirles a los estudiantes comentarios sobre el trabajo en el curso y el desempeño del profesor, pero la mayoría de las escuelas pasan por alto los factores ambientales, como la cultura del salón de clases o los recursos físicos. Esta omisión genera un gran vacío en las evaluaciones, ya que dichos factores contribuyen significativamente al trabajo de los estudiantes.

Pregúntales a tus estudiantes sobre los programas que tu escuela está sometiendo a prueba, o con qué frecuencia utilizan los recursos físicos o digitales (por ejemplo, minibibliotecas, grupos de estudio, laboratorios de computación, bases de datos en línea). Esta información puede ayudarte a pensar en posibles modificaciones para dichos recursos a futuro.

Las encuestas anónimas también son una forma fantástica de ofrecerles un medio para que expresen sus preocupaciones emocionales (por ejemplo, problemas de acoso escolar, incomodidad para formular preguntas, o presión por parte de los compañeros). Los estudiantes necesitan sentirse seguros para aprender óptimamente, de modo que es fundamental que sepas si están incómodos. Las encuestas permiten arrojar luz sobre determinados factores que de otro modo podrían quedar ocultos.

Si envías encuestas que pregunten a los estudiantes sobre el clima de aprendizaje en su escuela de forma regular (anual o trimestralmente), podrás realizar un seguimiento de los cambios con el tiempo y descubrir si determinadas implementaciones (por ejemplo, nuevas políticas o recursos) marcan una diferencia. Además, puedes averiguar si el desempeño académico general de tus clases refleja otros cambios más integrales.

Para obtener los comentarios más confiables, lo mejor es enfocarse en unas pocas áreas clave, darles espacio a los estudiantes para que elaboren sus respuestas si así lo prefieren. Realizar encuestas breves, lo que garantiza que tus estudiantes no se agotarán (ni comenzarán a responder de manera menos confiable) y que profundizarán en aquellos temas sobre los cuales se sientan realmente apasionados.

Ejemplos de preguntas de encuesta sobre el entorno de aprendizaje: ¿Qué recursos de clase aprovechaste? ¿Te sentiste cómodo/a realizando preguntas en la clase? ¿Sientes que tienes a alguien con quien hablar si tienes dificultades académicas?

4. Evalúate a ti mismo y a otros profesores.

Obtener comentarios sobre el desempeño del profesor es uno de los usos más comunes de las encuestas para estudiantes. Esas encuestas proporcionan percepciones valiosas sobre el profesor y la escuela. Según el informe del proyecto MET:

“Las encuestas sobre la percepción de los estudiantes y las observaciones en el salón de clases pueden proporcionarles retroalimentación valiosa a los profesores. Además, pueden ayudar a los líderes del sistema a priorizar sus inversiones en el desarrollo profesional para abordar las brechas más grandes entre la práctica real de los profesores y las expectativas de enseñanza eficaz”.

Estas encuestas pueden ayudarte a evaluar las técnicas de enseñanza y los recursos de capacitación, así como también a establecer puntos de referencia para evaluaciones futuras. Utilizar preguntas de escala variable permite conocer las sensaciones generales de los estudiantes e identificar tendencias con mayor facilidad.

Si estás comenzando desde cero, nuestra plantilla de evaluación del docente universitario puede ayudarte a arrancar. A medida que pase el tiempo, puedes utilizar la misma encuesta para comparar los resultados entre docentes y cursos.

Ejemplos de preguntas de encuesta para evaluar al docente: ¿Cómo calificarías el dominio del material de este docente? ¿Qué tanto te interesaron las clases que impartía esta profesora? ¿El maestro pudo explicar el material del curso con claridad? La enseñanza resulta didáctica tanto para las personas que conducen la clase, como para quienes asisten a ella. La recopilación regular de la retroalimentación de los estudiantes puede ayudarte a refinar tu técnica a partir de sus necesidades específicas.

Como dijo Albert Einstein: “Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender”.

Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad