Cómo realizar un estudio longitudinal: haz un seguimiento de tu desempeño a lo largo del tiempo.

Una encuesta es como una foto instantánea: a partir de una encuesta, puedes sacar conclusiones sobre un solo momento, lugar y grupo de personas. Y en general es todo lo que necesitas saber.

Pero algunas veces también quieres saber cómo cambian las personas que encuestaste. En ese caso, una sola encuesta, o foto instantánea, no es suficiente; entonces necesitamos repetir las encuestas a fin de realizar un seguimiento y comprender las tendencias a lo largo del tiempo.

Si deseas ver cómo están cambiando las personas, existen dos formas de hacerlo. Lo primero son los puntos de referencia, es decir, les harás la misma pregunta a diferentes grupos de personas a lo largo del tiempo para ver cómo cambian las opiniones. La segunda forma, y el enfoque de este artículo, es una encuesta longitudinal.

Cuando realizas un estudio o encuesta longitudinal, en esencia haces el seguimiento del mismo grupo de encuestados a lo largo de un periodo de tiempo, ya sean semanas, meses o incluso años.

Esto difiere de una encuesta transversal, que es una forma elegante de decir que cada uno de los encuestados solo completa la encuesta una vez, pero podrías realizar la encuesta múltiples veces para recopilar algunos datos de punto de referencia. (Esa es tu encuesta de foto instantánea).

Cómo te ayudarán las encuestas repetidas a hacer elecciones más inteligentes

Aunque podrías no estar interesado en realizar un estudio que dure décadas, puedes beneficiarte con las encuestas repetidas y realizar un seguimiento de los cambios en las actitudes y conductas de tus encuestados a lo largo del tiempo. (Por cierto, cuando encuestas a las mismas personas una y otra vez, realizas lo que se denomina una encuesta de panel).

Por ejemplo, digamos que un especialista en marketing en línea desea saber cómo reaccionarán tus lectores a un nuevo diseño de boletín informativo por correo electrónico.

En lugar de enviar a tus lectores una encuesta después de cambiar tu diseño, envíales una encuesta preguntando qué les gusta (y qué no les gusta) sobre el diseño actual (es decir, crea una evaluación de conceptos). ¡Incluso puedes usar sus comentarios para mejorar tu diseño más reciente!

Luego, envíales una encuesta de seguimiento después de enviarles el boletín informativo con el nuevo diseño. Ya que estás encuestando a las mismas personas, puedes comparar sus opiniones sobre el primer diseño con sus reacciones al segundo diseño y cualquier cambio será estadísticamente significativo. Si decidiste realizar dos encuestas transversales con distintos grupos de personas, necesitarías ver un cambio más grande a fin de ver una diferencia significativa.

Si haces más cambios al diseño en función de los comentarios de tus lectores, puedes continuar perfeccionando tu diseño a lo largo del tiempo y asegurarte de que los índices de satisfacción no caigan por debajo de los índices de satisfacción iniciales con el primer diseño.

Una alternativa a la encuesta de panel longitudinal

Las encuestas repetidas con el mismo panel funcionan bien cuando haces un seguimiento de los cambios en las actitudes y conductas de tus encuestados, pero en algunas ocasiones, no puedes encuestar a las mismas personas una y otra vez.

En este caso, incluso si envías tu boletín informativo a las mismas personas, quizás no puedas reunir las mismas opiniones. Las personas pueden cancelar la suscripción a tu boletín informativo y también pueden llegar nuevos lectores.

En ese momento es cuando se realiza lo que se conoce como encuesta de panel rotativo. Todo lo que debes hacer es rotar gradualmente una parte de tu muestra inicial de la encuesta de panel y complementarla con los nuevos lectores.

De esta forma, tu encuesta proporcionará una buena estimación de las opiniones de tus lectores, antiguos o nuevos, y a la vez capturarás los cambios de opinión del mismo grupo de personas.

A continuación se presentan tres sugerencias para crear encuestas para un estudio longitudinal

Aquí te presentamos tres cosas que necesitas tener en cuenta al crear tu estudio longitudinal:

1. Es mejor mantener las preguntas idénticas para todas las encuestas. La investigación ha demostrado que cambiar la forma en que se hace una pregunta puede dar por resultado respuestas muy diferentes, incluso de las mismas personas. Por lo tanto, para examinar tendencias con la mayor precisión, deberías intentar hacer las mismas preguntas en cada encuesta que repitas.

2. Al planificar una encuesta de panel, recuerda que no todos los que responden la primera encuesta responderán la segunda. Entonces, si quieres realizar una encuesta de panel en la cual encuestas al mismo grupo de personas 3 veces y quieres al menos 1000 encuestados para la tercera encuesta, deberías enviar la encuesta a más de 1000 encuestados de tu primera encuesta para tener en cuenta a las personas que probablemente no responderán a tu segunda o tercera encuesta.

3. Debes decidir con qué frecuencia quieres realizar la encuesta. Si realizas encuestas muy frecuentemente, podrías malgastar tus recursos y tiempo, ya que podría no haber pasado suficiente tiempo para que ocurra algún cambio. Sin embargo, si realizas encuestas con muy poca frecuencia, más personas pueden abandonar tu encuesta de panel porque están cansados de responder a tantas encuestas, lo que significa que habrá menos encuestados en tus últimas encuestas.

Cuando lo piensas, las aplicaciones para un estudio longitudinal son infinitas. Puedes ver si tu nueva publicidad realmente influyó en las personas para comprar tu producto o hacer un seguimiento de los compradores del producto para ver si lo disfrutaron.

Aunque un conjunto de datos puede aclarar un suceso individual, el contexto que se puede recibir al repetir las encuestas a lo largo del tiempo contribuirá a tomar decisiones informadas y a realizar mejoras.

Redactado por Mingnan Liu, científico de encuestas, SurveyMonkey.