¿Qué es la investigación no experimental?

Cuando realizamos una investigación, podemos optar entre dos enfoques: la investigación experimental y la no experimental. 

En la investigación experimental, se tienen dos conjuntos a estudiar. En uno, los elementos se mantienen constantes, mientras que en el otro, las variables son manipuladas por los investigadores.

Por el contrario, en una investigación no experimental, las variables no son manipuladas ni controladas. El investigador se limita a observar los hechos tal y como ocurren en su ambiente natural. Se obtienen los datos de forma directa y se estudian posteriormente.

La investigación no experimental se basa en la observación de los fenómenos en su ambiente natural, tal y como lo demuestra este científico que observa desde lejos los objetos de su estudio.

Un ejemplo muy sencillo (aunque no científico ¡e incluso un poquito cruel!) para poder entender la diferencia entre ambos tipos de investigación sería ver cómo reaccionan las personas cuando se les dice que han ganado la lotería. En una investigación experimental se les daría la noticia a varias personas incluso si no han ganado, mientras que en una no experimental se observarían las reacciones de auténticos ganadores.

Ahora bien, hay distintos tipos de investigación experimental, los cuales obedecen a los posibles objetivos de tu investigación. En este artículo, te mostramos las diferencias entre ellos y algunos casos de uso.

Para empezar, el diseño de la investigación no experimental puede dividirse en dos: transeccional y longitudinal.

Investigación transeccional

En una investigación no experimental transeccional estudiaríamos las características de esta plantita solo en un determinado momento.

En la investigación transeccional (también llamada transversal) se realiza la observación y el registro de datos en un momento único en el tiempo. Este tipo de investigación a su vez puede tener un diseño descriptivo o correlacional.

Diseño descriptivo

En los estudios descriptivos se busca presentar un panorama del estado de uno o más conjuntos de fenómenos, personas, objetos o indicadores en un determinado punto en el tiempo. Tal como lo dice su nombre, el objetivo de estos estudios es describir las variables presentes en un momento específico. 

Un ejemplo de este estudio son las encuestas nacionales de opinión durante los periodos electorales. En este artículo en el que explicamos cómo hacer una encuesta electoral en SurveyMonkey, podrás ver cómo este tipo de encuestas son “oro molido para los planificadores de campañas políticas y todos los otros actores involucrados”, además de algunos consejos para diseñar tu encuesta de la forma más eficaz posible.

Diseño correlacional

Por su parte, en los estudios correlacionales (o causales) se busca establecer las causas o relaciones entre un grupo de personas, fenómenos, indicadores y objetos en un momento determinado. Un ejemplo de este tipo de estudio es la investigación que se llevó a cabo para establecer la relación entre las emociones y las palabras que se usan para expresarlas.

Si aún no te queda muy claro cómo luce un estudio de este tipo, te invitamos a que leas este divertido artículo producto de nuestra investigación sobre quiénes son los mejores compañeros para maratonear en Netflix.

Ahora bien, mencionamos que la investigación no experimental se dividía en dos. Ya abordamos la investigación transeccional. Ahora es el turno de la investigación longitudinal.

Investigación longitudinal 

En una investigación longitudinal estudiaríamos cómo crece esta plantita a lo largo del tiempo.

En la investigación longitudinal (o evolutiva) se realiza la observación y se recolectan los datos en varios puntos en el tiempo con el fin de contemplar cómo evoluciona cierto fenómeno o comportamiento. En general, lleva más tiempo realizar este tipo de investigación que una investigación transeccional. Se pueden aplicar tres tipos de diseño:

Diseño de tendencia

En este tipo de estudio se analizan cómo cambian las variables o relaciones en alguna población en general. ¿Recuerdas que mencionamos las encuestas de opinión en la investigación no experimental descriptiva? Pues bien, si realizas las mismas encuestas de opinión en distintos momentos en lugar de en uno solo, puedes transformar tu estudio descriptivo en uno de tendencia. Por ejemplo, supongamos que quieres saber cómo evoluciona la opinión pública sobre el presidente de tu país durante su mandato, haz una encuesta al inicio de su presidencia y asegúrate de utilizar la pregunta Likert que se muestra en el artículo sobre encuestas electorales mencionado anteriormente: 

¿Qué tanto aprueba o desaprueba el trabajo del presidente en turno?

  1. Lo apruebo mucho
  2. Lo apruebo algo
  3. No sé
  4. Lo desapruebo algo
  5. Lo desapruebo mucho

Después puedes repetir la encuesta a los seis meses, al año, a los dos años, y así sucesivamente hasta el fin de su periodo presidencial.

Diseño de evolución de grupo 

Aquí se analizan los cambios que se dan en un grupo cuyos miembros tienen algo en común (en el mundo de la estadística a estos grupos se les llama también “cohortes”). Por lo regular, el elemento en común es la edad. Un ejemplo de este tipo de estudio sería el análisis de las actitudes hacia los sismos en personas que tenían 10 años cuando ocurrió el terremoto en la Ciudad de México en 1985. Se recopilarían datos y se analizarían sus actitudes hacia estos cada 5 años empezando en 1986.

Para el anterior caso de uso, podrías empezar tu encuesta con la siguiente pregunta de opción múltiple:

En el momento en que ocurrió el terremoto de 1985, ¿cuál podrías decir que fue tu principal sentimiento?

Como respuesta, añade una lista de sentimientos. No olvides agregar una opción “Otra”, ya que puede darse el caso de que tus encuestados no se identifiquen con ningún sentimiento de la lista. Después puedes integrar la función de canalización para utilizar el texto de la respuesta a esta pregunta en una posterior; por ejemplo, en la siguiente pregunta de opción dicotómica (Sí/No):

Actualmente, ¿te sientes [sentimiento seleccionado] cuando ocurre un sismo de menor intensidad (entre 0 y 5.9o)?

Conoce qué otros tipos de preguntas puedes añadir en nuestro artículo Tipos de preguntas de encuesta.   

Diseño de panel 

Reúnen las características de los dos anteriores. Sin embargo, a diferencia de los grupos de los los estudios de evolución de cohortes, estos están conformados por exactamente las mismas personas. Un caso en el que podría aplicarse este tipo de estudio es para medir anualmente el compromiso de los empleados de un departamento en específico después de la implementación de un programa de crecimiento de la empresa en un periodo de cinco años. Tenemos esta plantilla de encuesta sobre el compromiso de los empleados que puede servirte de ejemplo. Además, si este es tu caso, puedes adaptarla a tus necesidades.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a tener una mejor idea de los tipos de investigación no experimental y que nuestros ejemplos te hayan servido como una guía para tu propia investigación.

Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad