Inicia sesiónSuscríbete
Resultados del blog
Te mostramos 0 de 0 resultados
¡No pierdas la curiosidad! Encontrarás algo.
La ciencia de las encuestas

Corrige tres aspectos de tu encuesta y evita que tus encuestados se fastidien de responder

Corrige tres aspectos de tu encuesta y evita que tus encuestados se fastidien de responder

¿Alguna vez has preguntado a tus encuestados qué les pareció la encuesta? ¿Era muy larga? ¿Muy complicada? ¿Muy personal?

Puede que parezca inusual pedir este tipo de comentarios; sin embargo, en el momento de crear una encuesta, debes tener presente el tiempo (y la salud mental) de tus encuestados. Las encuestas difíciles pueden causar que tus encuestados se fastidien de responder, lo que puede afectar realmente la calidad de los datos que obtengas.

Si te parece mucho trabajo preguntar a tus encuestados lo que piensan sobre el diseño de la encuesta, no te preocupes: ¡lo hicimos por ti! Usamos SurveyMonkey Audience para preguntar a personas de EE. UU. qué es lo que realmente les molesta cuando responden encuestas, y hay 3 puntos que se destacaron sobre los demás.

1. Los encuestados no quieren responder una encuesta que les lleve más de 10 minutos

¿Tienes un día atareado? Todos tenemos de esos días, tus encuestados también. Por eso el 60 % de las personas dice que no quiere responder una encuesta que le lleve más de 10 minutos. El 87 % dice que no quiere responder una encuesta que le lleve más de 20 minutos.

En general, las personas que responden tu encuesta realmente quieren dar su opinión. De verdad les importa, pero no lo suficiente como para pasar la mitad de su descanso para comer respondiéndola. Ten en cuenta sus horarios cuando crees una encuesta y no la hagas muy extensa.

Consejo profesional: Con la herramienta Genio de SurveyMonkey puedes analizar tu encuesta haciendo clic en el botón “Genera una vista previa y califica” en la parte superior de la pantalla Crear. Te dirá cuánto tiempo les llevará a los encuestados completarla y te brindará otros consejos para que les sea más fácil hacerlo.

Existen dos grupos que son menos propensos a fastidiarse mientras responden la encuesta, lo que significa que es apropiado enviarles encuestas más largas y que consumen más tiempo.

Los encuestados que están comprometidos con el tema de la encuesta o que tienen interés en él: Cuando envías una encuesta de comentarios a una asociación de padres y maestros, es más que probable que obtengas respuestas. Los padres suelen preocuparse mucho por los problemas que afectan a sus hijos y, por lo tanto, están más que dispuestos a brindar comentarios.

A los grupos de encuestados como los padres probablemente no les importe la extensión de la encuesta si tienen suficiente interés en el tema.

Los encuestados a los que se les ha ofrecido un incentivo razonable: Ofrecer incentivos a las personas para responder una encuesta puede ser una buena estrategia para obtener respuestas adicionales de las personas que no necesariamente están comprometidas o interesadas en el tema. Es importante no excederse con los incentivos porque esto podría fomentar que los encuestados respondan rápido solo para obtener el premio al terminar.

Si encontrar el equilibrio entre ofrecer muy poca o demasiada recompensa parece mucho trabajo, SurveyMonkey Audience puede ayudarte. Al donar 50 centavos a organizaciones benéficas cada vez que un encuestado responde una encuesta, SurveyMonkey Audience promueve respuestas concienzudas ofreciendo el incentivo adecuado.

2. Requerir respuestas obligatorias a demasiadas preguntas puede dañar tus datos

Cuando configuras como obligatoria la respuesta a una pregunta, los encuestados no pueden continuar la encuesta si no la responden, incluso si realmente no quieren hacerlo.

No poder omitir una pregunta puede ocasionar que tus encuestados se sientan frustrados y fastidiados de responder la encuesta. De hecho, solo el 36 % de los encuestados dijo que generalmente proporciona la respuesta correcta cuando se le presenta esta situación. El resto no reacciona muy bien.

El 27 % dice que no poder omitir una pregunta es motivo suficiente para abandonar la encuesta. Si demasiadas personas abandonan la encuesta, obtendrás muchos menos datos de los que quieres.

Otro 25 % dice que termina brindando una respuesta aleatoria para poder continuar con la encuesta. Este tipo de comportamiento se conoce como conducta del menor esfuerzo y en realidad puede ser mucho más perjudicial para tus datos que las personas que abandonan tu encuesta.

Para aquellos que llevan la suma de los porcentajes, el 12 % restante dijo que nunca se les presentó el caso de tener que responder una pregunta de forma obligatoria.

Con esto no queremos decir que nunca debes marcar como obligatoria la respuesta a una pregunta. Puede ser completamente apropiado, en especial, para las preguntas más importantes de la encuesta, pero debes tener criterio al decidir qué preguntas seleccionarás y cuántas serán en total. ¿Vas a hacer preguntas difíciles de responder o sobre temas que pueden ser delicados? Considera no exigir una respuesta a estas preguntas.

Observación importante: ¿Recuerdas esos dos grupos de personas que tienen menor probabilidad de fastidiarse mientras responden la encuesta? También serán mucho más receptivos a las preguntas que exigen una respuesta. Si vas a encuestar a un grupo de personas interesadas en un tema o utilizarás SurveyMonkey Audience, puedes requerir las respuestas a más preguntas.

3. Respeta los límites de tus encuestados

Para los creadores de encuestas, las encuestas en línea pueden parecer una forma impersonal muy conveniente de solicitar a las personas información. Después de todo, es más fácil hacer preguntas sobre temas delicados a las personas cuando no estás cara a cara con ellas.

No obstante, para los encuestados, esas preguntas pueden resultar igual de delicadas que si se realizaran en persona. Hacer preguntas que incomodan a los encuestados aumentan las probabilidades de que tus encuestados se fastidien.

Algunas preguntas son más delicadas que otras, y es probable que te sorprendas de saber cuáles son.

  • El 77 % de las personas dijo que no proporcionaría información de contacto como el número de teléfono o su correo electrónico en una encuesta.
  • El 55 % dijo que no proporcionaría su nombre completo.
  • El 33 % dijo que no indicaría cuánto dinero gana.
  • El 27 % dijo que no proporcionaría información que pueda identificarlos geográficamente, como el código postal.
  • El 7 % dijo que no proporcionaría información sobre su grupo étnico.

Recuerda: siempre hay ocasiones en que estos tipos de preguntas son adecuadas. Por ejemplo, si utilizas la encuesta como formulario de registro (y esto es claro para tus encuestados), es probable que el nombre, la información de contacto y la información geográfica sean componentes fundamentales.

Los resultados anteriores son muy personales, pero no contemplan realmente preguntas que sean incómodas o que traten de temas delicados. Sin embargo, se aplica la misma lección: es vital ser lo más sincero posible sobre tus motivos. Si está totalmente claro para tus encuestados por qué estás haciendo las preguntas que haces, mayores serán las probabilidades de que respondan.

Consejo profesional: Puede que sea buena idea escribir una introducción para la encuesta explicando el motivo de las preguntas que haces. Y si también garantizas la privacidad de la información de los encuestados, será mucho más probable que respondan preguntas personales o sobre temas delicados.

¿Qué esperan los encuestados de tu encuesta? Ellos quieren que su tiempo, su salud mental y sus límites sean respetados. Si lo piensas, no es demasiado pedir y es bastante sencillo lograrlo. Simplemente reflexiona sobre lo que vas a preguntar, cómo lo preguntarás y cuánto tiempo lleva preguntarlo.

¿Necesitas ayuda para encontrar ese equilibrio? Aquí estaremos.