Cómo realizar una encuesta en cuatro pasos sencillos

Con un poco de planificación puedes llegar muy lejos

¿Te preguntas cómo realizar una encuesta? Te presentamos cuáles son las cuatro cosas que necesitarás hacer:

  1. Pregúntate por qué deseas enviar la encuesta
  2. Establece con precisión tu grupo demográfico objetivo
  3. Identifica la cantidad de encuestados que necesitas
  4. Elige el momento correcto para enviar tu encuesta

Ahora, veamos cada paso en profundidad.

1. Pregúntate por qué deseas enviar la encuesta

Lo primero que deberías hacer antes de escribir una encuesta es descubrir por qué deseas crearla. ¿Qué quieres demostrar o cuál es la pregunta que intentas responder? Esto influirá en la naturaleza y el tipo de preguntas que necesitas en tu encuesta.

Por ejemplo, imaginemos que quieres conocer la opinión de las personas sobre la leche. Lo primero que necesitas saber es por qué quieres saber qué piensa la gente sobre la leche. ¿Se debe a que eres productor lechero y deseas saber cuántas vacas nuevas debes comprar este año? ¿Eres una empresa farmacéutica que busca medir la demanda de un medicamento para las personas intolerantes a la lactosa? ¿O simplemente quieres comercializar una nueva leche de soja de la manera más eficaz?

2. Establece con precisión tu grupo demográfico objetivo

Para elegir la mejor manera de diseñar y distribuir tu encuesta, deberías saber quiénes serán las personas encuestadas. Decide cuál será tu grupo demográfico objetivo antes de tomar decisiones sobre la encuesta. ¿Tienes más de un grupo demográfico? En tal caso, quizás necesites más de una encuesta.

Por ejemplo, si tu negocio es una juguetería, las preguntas que formules para niños de 7 años (y la manera en que las redactes) deberán ser distintas de las que formules para mujeres de 40 años. Asimismo, la forma en que los niños deberán completar la encuesta deberá ser distinta de la forma en la que lo harán las mamás. Si quieres saber la opinión de los niños de 7 años Y de las mamás, deberás enviar dos encuestas por separado.

3. Identifica la cantidad de encuestados que necesitas

Una vez que sabes a quién vas a encuestar, el paso siguiente para realizar una encuesta es asegurarte de tener suficientes personas a quienes encuestar. Saber la cantidad de personas que necesitas que respondan tu encuesta (en el mundo de las encuestas, esto se denomina "tamaño de la muestra") garantizará que los análisis que realices de los datos recopilados sean un fundamento sólido para tomar buenas decisiones. Dicha "muestra" de personas debe ser lo suficientemente grande como para que sirva como estimación precisa de tu grupo demográfico objetivo.

Por ejemplo, si preguntas a hombres estadounidenses con qué frecuencia usan corbata, es necesario contar con una cantidad suficiente de hombres estadounidenses que respondan para que sus respuestas representen el verdadero pensamiento de ese grupo demográfico. Entonces, ¿cuánto es suficiente? Pues bien, en Estados Unidos, hay aproximadamente 150 millones de hombres, por lo tanto, para realizar una estimación de una población de dicho tamaño, necesitarás unos 385 hombres estadounidenses. ¿No sabes a ciencia cierta el tamaño de tu población? En general, recomendamos un tamaño de muestra predeterminado de 400 personas. (Si quieres saber más acerca de la fórmula mágica detrás de estos números, consulta estas sugerencias sobre cómo determinar el tamaño de la muestra).

4. Elige el momento correcto para enviar la encuesta

El momento en que decides enviar tu encuesta puede tener un gran impacto sobre quiénes terminan respondiéndola. Esta decisión puede costarte dinero, ya que, si eliges un mal momento para enviar tu encuesta, el porcentaje de personas que la responden puede disminuir. A su vez, el momento en que lanzas la encuesta también puede influir en las respuestas que recibes, lo cual puede afectar las decisiones que tomas. ¿No sabes exactamente cuándo estarán disponibles las personas indicadas? Recopila respuestas a la encuesta durante al menos una semana para asegurarte de que estás recolectando información proveniente de una amplia variedad de personas con opiniones diversas.

Por ejemplo, en Estados Unidos, las encuestas acerca de servicios de alquiler de vestidos de diseñador probablemente tendrán un mayor índice de respuesta en los días cercanos a la entrega de los Óscar que en otros momentos del año. O, si quieres llegar a un público de personas de entre 18 y 21 años, a quienes les gusta salir a clubes nocturnos, enviar una encuesta el viernes por la noche no es una buena idea, ya que, probablemente hayan salido. La hora en que envías una encuesta también puede influir en las respuestas que recibes. Si envías la misma encuesta a las 9:00 a.m. y a las 9:00 p.m. sobre cuán sabrosos las personas consideran que son los dumplings; no solo es probable que esta sea respondida por distintas personas, sino que también arroje distintas respuestas. Del mismo modo, una encuesta sobre cuántas ganas tiene una persona de renunciar a su trabajo puede tener una respuesta el lunes y otra muy distinta el viernes.

Ahora que conoces estos cuatro pasos, el desafío de realizar una encuesta debería resultarte mucho menos abrumador.

Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad