Cómo poner a prueba tu encuesta: lista de verificación final

Cómo garantizar la calidad de tu encuesta antes de enviarla

Ya estableciste una meta para tu encuesta, terminaste de redactar el cuestionario y determinaste cómo recopilarás las respuestas, pero ¿tienes la seguridad de que ya puedes enviarla a los encuestados?

Antes de hacerlo, pon a prueba tu encuesta para asegurarte de que esté en perfectas condiciones para tu público. Te mostramos una lista de verificación con diez aspectos a tener en cuenta antes de enviarla:

1. Realiza una prueba piloto de tu cuestionario usando una vista previa

Lo más importante que tienes que hacer antes de enviar la encuesta es obtener una vista previa. Cuando corras el test de tu cuestionario, recuerda lo siguiente:

Registra el tiempo que te lleva completarla. Ten en cuenta que tus encuestados percibirán que les toma más tiempo que a ti. Si te parece demasiado extensa es porque lo es. Quizás puedes eliminar algunas preguntas o agregar una lógica de exclusión para optimizar la experiencia.

Obtén una vista previa de la encuesta en un dispositivo móvil. Las encuestas tienen un aspecto diferente y los tiempos para completarla varían según las realices en una computadora, una tableta o un teléfono inteligente. Incluso tienen un aspecto diferente en teléfonos inteligentes con iOS y Android, por lo que podrías necesitar cambiar el formato de tus preguntas si crees que muchos de tus encuestados completarán la encuesta en un teléfono inteligente.

Obtén comentarios de un amigo o familiar que no haya intervenido en la elaboración de la encuesta. Estas personas pueden aportarte su opinión sobre si es demasiado larga y además captar errores que puedas haber pasado por alto.

2. Escribe una introducción

Una introducción es una excelente manera de informar a los encuestados sobre el tema de tu encuesta y también de agradecerles por su tiempo. Por lo tanto, no olvides incluirla. Solo basta una oración sencilla. ¿No sabes qué escribir? ¡Simplemente copia el objetivo de tu encuesta! Puedes intentar con algo como lo siguiente:

“Tus comentarios sobre nuestra aplicación para iPhone nos ayudarán a mejorarla y a solucionar cualquier problema. Gracias por tomarte el tiempo de completar nuestra encuesta”.

Si ya tienes una introducción, asegúrate de que no sea demasiado extensa. Si resulta extensa y pesada, puede desalentar a los encuestados y es probable que tengan menos ganas de completarla.

3. Lee la encuesta como si fueras el encuestado

Los creadores de encuestas a menudo se preocupan tanto por el contenido del cuestionario que se olvidan de hacerla fácil de responder para sus encuestados. Ponte en el lugar del encuestado y mantente alerta para evitar lo siguiente:

  • No uses vocabulario técnico (vocabulario que tú conoces pero que es probable que los encuestados no).
  • No uses lenguaje complicado. En su lugar, intenta usar un lenguaje más sencillo que pueda ser comprendido con facilidad por cualquier persona.
  • No preguntes dos cosas al mismo tiempo.
  • No formules preguntas para las cuales los encuestados no están calificados para responder (o no saben cómo hacerlo).

4. Revisa atentamente las opciones de respuesta

¿Proporcionas todas las opciones de respuesta posibles o deberías agregar una opción “No aplica”? Al no ofrecer todas las opciones posibles, tus encuestados pueden sentirse obligados a elegir aleatoriamente, lo cual perjudicará la calidad de los datos.

¿Tienes pensado utilizar escalas? En ese caso, asegúrate de usar de manera constante la misma cantidad de puntos de escala en toda la encuesta. Si una de tus escalas solo tiene cuatro opciones de respuesta, pero las otras tienen cinco, puedes perder la oportunidad de comparar esa pregunta con las demás.

5. Verifica que no haya errores ortográficos

Asegúrate de revisar que no haya ningún error ortográfico o gramatical. Una forma sencilla de hacerlo es leer la encuesta en voz alta.

6. Agrega páginas

Dividir las encuestas en páginas permite que tus encuestados se tomen una pausa mental. A menudo los creadores de encuestas tienen diez o más preguntas en una página y los encuestados no tienen tiempo para descansar la mente, lo cual genera más probabilidades de que se fastidien de responder la encuesta. Además, tener demasiadas preguntas en una página puede hacer que responder la encuesta en dispositivos móviles sea más complicado.

Sin embargo, ten cuidado de no excederte. No es necesario que cada pregunta tenga su propia página (a menos que utilices la lógica de exclusión). De hecho, si tienes demasiadas páginas, cada una tardará más en cargarse.

7. Revisa la lógica de exclusión

¡Prueba todas las posibles rutas de tu lógica de exclusión! Los errores de programación pueden llevar a los encuestados a la página incorrecta, lo cual perjudicaría la calidad de tus datos. Incluso pueden darse errores de lógica que dejan a los encuestados atrapados en un bucle infinito y no les permite “salir” de la encuesta.

Si no utilizaste la función de lógica de exclusión, piensa si tiene sentido que todos los encuestados completen todas las preguntas. En aquellas preguntas que no se apliquen a todos los encuestados, puedes agregar la lógica de exclusión.

8. Distribución aleatoria

La distribución aleatoria es una buena manera de eliminar el sesgo en el orden. Fíjate si tus preguntas se beneficiarían si las opciones de respuesta o las preguntas aparecieran aleatoriamente.

Si usas el método de distribución aleatoria, asegúrate de verificar que funcione correctamente. A veces, los creadores de encuestas se olvidan de anclar la última opción de respuesta (no hacen clic en “No distribuir aleatoriamente la última opción”, lo cual significa que la opción “Ninguna de las anteriores” no aparece en la parte inferior sino que se ubica al azar en la lista) o creen haber aplicado esta función cuando en realidad no lo hicieron.

9. Asunto y contenido del correo electrónico

Si envías por correo electrónico un enlace a tu encuesta o utilizas un recopilador de correo electrónico, asegúrate de que el contenido sea adecuado. Por lo general, es la primera vez que interactúas con el encuestado, así que intenta dar una buena impresión redactando un breve correo electrónico que contenga la siguiente información: el tema de la encuesta, para qué fecha quieres que la respondan y, por supuesto, un enlace a esta (o información sobre cómo pueden completarla si no envías un enlace).

Además, puedes evaluar la posibilidad de utilizar un mensaje introductorio en el cuerpo del correo electrónico en lugar de incluirlo en la encuesta. A su vez, envía correos de prueba para asegurarte de que el asunto y el contenido del correo no se vean afectados por los filtros de spam.

10. Es momento de relajarse, ¡lo has logrado!

Lo lograste, tienes una excelente encuesta. ¡Ahora felicítate, envíala a tus encuestados y observa cómo llegan las respuestas!

Antes de enviar tu próxima encuesta, asegúrate de repasar esta lista de verificación y cumplir los diez aspectos que enumeramos. Una vez que hayas hecho las correcciones finales, podrás comenzar a recopilar datos.

Este artículo es parte del proyecto Aspectos básicos de las encuestas de SurveyMonkey. Esperamos poder ayudar a más personas a crear encuestas inteligentes. Obtén más información acerca del proyecto y de nuestra participación en la comunidad de investigación.

Descubre cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad