Diferencias entre encuesta y entrevista

A distintas necesidades corresponden distintas metodologías. 

Tal vez si empezamos a hablar de metodología creas que se trata de un ensayo académico, pero la verdad es que usar un método para conseguir algo es igual a seguir un proceso, o dicho de otro modo, una serie de etapas que persiguen un propósito. Así que dependerá mucho del propósito que tengas en mente alcanzar el método que debas usar para lograrlo. La clave la puedes encontrar en aquello que quieres saber y convertirlo en una pregunta. Por ejemplo, si trabajas en Recursos Humanos y crees que hay que revisar el proceso de selección de personal, podrías querer indagar:

  • ¿Qué tan eficiente les pareció a los entrevistados tu proceso de selección?

o

  • ¿Cómo describirían los aspirantes sus aspiraciones a corto, mediano y largo plazo dentro de la empresa?

En el primer caso, la pregunta lleva implícita una medida, ¿la ves? (qué tanto), en el segundo caso, la pregunta solicita que los aspirantes desarrollen una descripción. En resumen, la primera pregunta necesita un instrumento que mida lo eficiente del proceso, o sea, un método cuantitativo y la segunda uno que invite a elaborar, o sea, un camino cualitativo.

Qué es una entrevista

Una entrevista es una conversación que se propone un fin determinado, a diferencia de una conversación casual. Quien realiza la entrevista normalmente prepara con anticipación una serie de preguntas, que pueden ser más o menos flexibles, para permitir que el entrevistado se explaye con diferentes grados de libertad sobre un tema en particular que al entrevistador le interesa investigar. Por ejemplo, en una entrevista de selección de personal, es posible que tengas una guía de tópicos importantes para evaluar a la persona, pero que quieras que fluyan de manera natural en la conversación, así que optas por una entrevista semiestructurada, donde las preguntas cubren los objetivos con la posibilidad de agregar interrogantes o dejar que los temas lleguen más naturalmente.

Ventajas y desventajas de la entrevista

La entrevista es una herramienta poderosa para obtener información profunda sobre algún tema caso por caso. Pero no sirve para generalizar ni para obtener certidumbres sobre una población. Si tu intención es conocer tendencias o medir la satisfacción de los candidatos con el proceso de selección, la entrevista no es tu mejor opción. En ese caso, considera diseñar una encuesta o usa una plantilla de encuesta online de RR. HH. lista para enviar diseñada por los expertos en metodología de SurveyMonkey.

Ya que hablamos de la encuesta, vamos a echarle un vistazo.

Qué es una encuesta

La encuesta es un instrumento cuantitativo mediante el que se recolecta y analiza una serie de datos obtenidos de una muestra representativa que pertenece a un universo más amplio y del que algo se pretende conocer. Por lo regular, la encuesta es un cuestionario escrito que contiene preguntas cerradas para que los encuestados elijan la que mejor describa su percepción. Como las encuestas evalúan a una parte ejemplar de la población, sus resultados se pueden generalizar y contrastar con los obtenidos por la misma encuesta a lo largo del tiempo. Existen tipos de encuesta para abordar cualquier tema. 

En el ejemplo del que hemos hablado, enviar una encuesta en línea a todas las personas que se presentan al proceso de selección de personal sirve para saber qué tan satisfechos se han sentido los candiadatos a lo largo del tiempo y, a partir de esa información, tomar decisiones estratégicas sobre qué conservar y qué cambiar.

Ventajas y desventajas de la encuesta

Como revisamos antes cuando hablamos de la entrevista, la encuesta es una herramienta poderosa para conocer las percepciones de una muestra de la población si la pregunta a la que quieres responder es de tipo cuantitativo. Por su naturaleza, las encuestas presentan opciones limitadas de respuesta y si la persona encuestada no siente que las respuestas disponibles describan su punto de vista, es posible que la abandone o responda cualquier cosa. Por otro lado, ese inconveniente puede evitarse si trabajas en un diseño equilibrado.

Para entender las diferencias entre encuestas y entrevistas es necesario comprender a qué tipo de pregunta responde cada una, cómo se llevan a cabo, sus ventajas y desventajas y lo mejor: cómo podemos hacerlas trabajar en equipo. Revisaremos un caso de reclutamiento de RR. HH. donde es posible aplicar entrevistas y encuestas sobre el proceso de reclutamiento y selección.

La entrevista y la encuesta trabajan en equipo

Por extraño que parezca, las entrevistas y las encuestas son un excelente complemento. Por ejemplo, es posible extraer de una entrevista las categorías a medir en la población en general a través de una encuesta. También es posible ahondar en un tema que despuntó en el análisis de tus datos cuantitativos con entrevistas caso por caso. En el ejemplo que hemos comentado, es posible que una preocupación de los candidatos que ha surgido en repetidas ocasiones durante las entrevistas de selección pueda convertirse en una pregunta de opción múltiple en la encuesta que aplicas a todos los aspirantes. También, que quieras conducir una entrevista semiestructurada o desestructurada para tratar de comprender por qué los posibles empleados ven a la empresa como una solución temporal, según lo muestran las encuestas.

Independientemente de por dónde quieras empezar a descubrir percepciones valiosas, te acompañamos para ayudarte en el camino. SurveyMonkey posee un banco de preguntas prediseñadas por expertos sobre temas diversos que están a tu disposición, también una colección de plantillas de encuesta de Recursos Humanos, estudios de mercado, satisfacción del cliente y de los empleados, índice Net Promoter Score y muchas más.


Ve cómo SurveyMonkey puede impulsar tu curiosidad